top of page
Captura de pantalla 2023-11-16 a la(s) 23.38.20.png

Nuestra 

Historia

 Dolce far niente, in Capri

Me presento, soy Nicolás Saavedra, fundador de Capri. Ingeniero Comercial de profesión y un apasionado de la gastronomía.

En el año 2016, a mis 23 años, tuve la oportunidad de viajar a Italia junto a Cata, mi novia, y su familia, quienes son de ascendencia italiana y tienen una profunda conexión con su cultura. Durante ese viaje, absorbí conocimientos valiosos sobre la rica tradición gastronómica italiana. Fue en ese momento que quedé completamente enamorado de las pizzas.

Al regresar a Santiago, desarrollé una obsesión por aprender a hacerlas. Comencé a practicar de manera autodidacta, sumergiéndome en la lectura, la investigación y el estudio, todo como un hobby. Junto a Cata, organizábamos degustaciones en las que compartíamos nuestras creaciones con familiares y amigos, y así fui perfeccionando la técnica.

En 2019, mi amiga María José me pidió que le vendiera pizzas antes de su viaje. Sin tener claro cómo cobrar ni en qué formato, llegamos a un acuerdo: le proporcionaría las pizzas con solo el pomodoro, y ella las rellenaría. Fue un éxito total. En ese momento, aún trabajaba en una empresa de telecomunicaciones, en donde mis compañeros comenzaron a comprar mis pizzas y panes de masa madre. Quise ampliar los servicios y comencé a ofrecer eventos a domicilio y clases particulares, todo desde la casa de mis padres.


Hasta que comenzó la pandemia… pensé en cerrar un momento, pero la demanda persistió comencé a ofrecer mis pizzas ya con ingredientes en formato congeladas al vacío. La demanda seguía creciendo, y  ya era hora de buscar propio espacio.

En 2021, en plena pandemia, abrí un local de entrega delivery en Vitacura, enfrentando la incertidumbre con determinación, la respuesta fue positiva, y el negocio prosperó.


Finalmente, en 2022, tomé la decisión de abrir un restaurante. Después de buscar incansablemente, mi papá y yo encontramos el lugar perfecto en el Rodeo de Lo Barnechea. Nos enamoramos del local y supimos que era el indicado. En 2023, renuncié a mi trabajo en telecomunicaciones, me asocié con mi padre y juntos inauguramos Capri Restobar, en donde ya está toda la familia incorporada, Cata y yo  encargados de nuevas creaciones, mi madre Marcela, se encarga de las operaciones, mi hermano Felipe del marketing y mi padre y socio Frank, vela por todo lo administrativo y operacional. Es un proyecto familiar en el que todos participamos.  

En Capri Restobar, buscamos tener un lugar de encuentro, familiar y jovial a la vez, con una muy buena propuesta gastronómica y en barra. Esta es la historia actual de Capri, pero ¡continuará!

bottom of page